¿Cuál es la mejor edad para empezar a esquiar?

¿Cuál es la mejor edad para empezar a esquiar?

¿Cuál es la mejor edad para empezar a esquiar?

Todos los que son amantes del esquí y tienen hijo tienen mucha impaciencia por enseñar a sus pequeños a deslizarse por la nieve cuanto antes. Quiere compartir con ellos todo lo bueno de este deporte de invierno para que también se enganchen a los esquís o al snow. Sin embargo, hay que frenar y pararse a valorar cuál puede ser la mejor edad para que un niño empiece a esquiar por muchos motivos.

A los padres les encanta poder compartir aficiones con sus hijos, pero no deben dejarse llevar enseñándoselas con prisa. En el caso de aprender a esquiar, poner a un niño demasiado pequeño sobre los esquís puede generarle alguna frustración al no ser este el deporte más sencillo. Es posible que se asuste y no quiera seguir aprendiendo. Por otro lado, si esperamos a edades más metidas en la adolescencia, pues que ya no le haga tanta ilusión. Entonces ¿Cuál es el mejor momento?

 

La realidad no es que no hay una edad definida. No hay que olvidar que cada niño avanza y crece de una manera distinta. En muchas ocasiones hay niños de pocos años que nos sorprenden con sus habilidades y otros que, por cualquier motivo, tardan más en desenvolverse. No hay ninguna norma establecida sobre qué momento es el mejor para que un niño pueda empezar a practicar esquí, pero vamos a intentar arrojar luz al asunto con algunos consejos orientativos para que sean los padres los que observen a su hijo y sepan ver cuál es el mejor momento. Y cuando haya llegado, lo que sí es siempre recomendable es que cuenten con una escuela de esquí y sus profesionales.

EL MEJOR MOMENTO PARA DESCUBRIR LA NIEVE: ENTRE LOS 2 Y 3 AÑOS

Vamos a empezar hablando de los más pequeños, aquellos que sólo cuentan con dos o tres años de edad. Es posible que no des con muchas escuelas que ofrezcan clases a niños tan pequeños. El niño todavía no tiene el físico adecuado para enfrentarse a un deporte como el esquí, sus huesos todavía se están reforzando y le costaría adaptarse a las bajas temperaturas si permanecen mucho tiempo en la montaña.

Pero esto no quiere decir que el pequeño no pueda iniciarse en la nieve y te animamos a que le presentes lo divertido que puede llegar a ser la nieve. Puedes llevar a tu hijo de dos o tres años a conocer la nieve, a tocarla, sentirla y jugar con ella. Seguro que les encanta poder hacer muñecos de nieve y, si se atreven, puedes acompañarles a deslizarse con un trineo para que vayan experimentando la sensación.

LOS PRIMEROS PASOS: ENTRE 4 Y 6 AÑOS

En la introducción del niño al esquí, es importante no tener prisa ni obligar al niño. Como ya hemos señalado un paso demasiado avanzado puede generarles un temor que provoque que no quieran continuar aprendiendo. Cuando en niño llegue a los 4 o 5 años ya podrá familiarizarse más con este deporte. Pero, en todo momento debemos seguir haciéndole ver que la nieve es un juego, para que no se olvide que lo más importante es disfrutar de ella.

En esta franja de edad sí será posible contar con la ayuda de un monitor de esquí. Los llamados jardines de nieve son aquellas escuelas que comienzan a enseñar las bases del esquí a niños de 4 años. Esta edad coincide con el momento en el que el niño empieza a relacionarse más en entornos sociales como el colegio o el parque. También tendrá más desarrollada su capacidad de atención. Por estas razones es un buen momento para que pueda usar esquís de juguete y otros elementos que le enseñen de qué va la cosa.

APRENDER LA TÉCNICA PARA ESQUIAR: A PARTIR DE LOS 7 AÑOS

Cuando el niño ha alcanzado los 7 años su manera de aprender ya se basa en la imitación. Aprenderán de lo que vayan viendo y, probablemente, copiarán todo lo que haga su profesor de esquí. De esta manera irá incorporando hábitos y gestos que tengan más que ver con la técnica del esquí. Será aquí cuando comiencen a atender mejor las explicaciones del experto y a entenderlas con más facilidad.

También a estas edades la motricidad está más desarrollada, al igual que el equilibrio y la fuerza. Cuando pase un poco más el tiempo y el niño alcance los nueve años, si la práctica se ha mantenido como algo constante, es altamente probable que ya tenga el control totalmente el equilibrio encima de los esquís. Igualmente sucederá con la velocidad. De hecho, los avances se verán notablemente a partir de los 8 o 9 años.

En cualquier caso, recordamos que cada caso es particular y que cada niño puede avanzar más rápidamente o más despacio. Lo más adecuado es que los padres empiecen poco a poco iniciando al niño en la nieve y vayan observando sus reacciones. De la misma manera, será importante que se fijen en su capacidad física, su interés por el mundo del esquí y si quiere curiosidad y ganas por divertirse en la nieve. Si se diera el caso de que al niño no le gustase o no estuviera preparado, lo mejor es no forzarle.

Ahora que conoces todo esto, puedes empezar a valorar si la próxima temporada es un buen momento para llevar a tus hijos a esquiar a Sierra Nevada en familia.

Abrir chat